sábado, 18 de agosto de 2012

Una noche muy larga... afortunadamente (I)

La pasada noche disfruté de una larga sesión de observación. Dicho así puede no decir mucho. Pero es que la noche inmediatamente anterior fue tal desastre que necesitaba desquitarme con una de esas en las que todo va sobre ruedas. Creo que merece una aclaración.

La noche del 15 al 16 de agosto me dispuse a disfrutar de una agradable (y fresca, por fin) noche de observación dedicada a cazar tantas supernovas como se me pusieran a tiro. Y todo resultó ser un rotundo fracaso. Las supernovas que quería sacar o estaban muy bajas ya, o las paredes del observatorio me las tapaban... finalmente conseguí salvar la noche con dos de las previstas. Así que me animé a intentar sacar dos cometas para rematar la faena.

Sin embargo, cuando intentaba guiar con PHD veía que no aparecían estrellas en la consola del programa. "Qué extraño", pensé. Miré instintivamente al cielo; estaba despejado. Saqué una toma de 60 segundos con el telescopio principal y salían estrellas, pero la magnitud que alcanzaba era ridícula: a duras penas veía estrellas de la 13ª magnitud. Imposible. Entonces me di cuenta: cogí la linterna y miré a la placa correctora del telescopio: ¡¡empañado!! Pero empañado a base de bien. Y en ese mismo momento, horrotizado, fui consciente de lo peor: imposible hacer flats en esas condiciones. Total, que después de lo que me había costado sacar esas supernovas, no iba a poder procesarlas adecuadamente porque no iba a disponer de las tomas planas necesarias para tal cometido. Resignado, enfadado... decidí que era el momento de recoger e irse a la cama con cara de tonto.

¿Qué probabilidades hay de que tener un 96% de humedad en Badajoz un 16 de agosto? Pocas. Pero esa noche la tuvimos. Culpable: las cuatro gotas que habían caído la mañana anterior al paso de un frente atlántico de escasa potencia.

Así que la noche siguiente, anoche, necesitaba desquitarme. Y fue todo como la seda. Casi cinco horas seguidas bajo las estrellas captando fotones de lejanas galaxias. Saqué cuatro, pero una de ellas estaba tan baja que ni la imagen merece la pena de ser mostrada, ni las medidas son de fiar. De las otras tres, una de ellas no me parece que tenga la calidad suficiente al estar inmersa dentro de la galaxia y ser demasiado débil, por eso indico en la imagen que me parece "unmeasurable" (SN2012bv). La buena noticia es que he conseguido medir una supernova de magnitud (casi) 18. ¡¡18!! Desde pleno centro de una ciudad. Esa SN2012ck permanecerá como un hito para mí.

La noche todavía me deparaba más agradables sorpresas; capté dos cometas muy interesantes y fotogénicos que os mostraré en mi próxima entrada.

Espero que os gusten las imágenes.




1 comentario:

Rafa dijo...

¡Enhorabuena por todas esas observaciones!Impresionante la de 17,9 y desde plena ciudad!! Eso te garantiza cantidad de observaciones, tienes a tu alcance casi todo lo que se puede sacar. Así que a disfrutarlo y a observar todo lo que puedas.

Lo alucinante es que se empañe el telescopio en pleno mes de Agosto, aquel donde alcanzamos los 45 grados. Mira que si le tienes que poner la cinta térmica al telescopio, je je.

Saludos